Cáncer de mama: ¿Cómo reconocerlo?

Viernes, 02 Octubre 2020

El cáncer de mama es el cáncer más diagnosticado en las mujeres de todo el mundo, tanto antes como después de la menopausia.

Factores de riesgo para el cáncer de mama

Se han identificado ciertos factores de riesgo (una mujer con estos factores tendrá un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama). En primer lugar, cuanto más viejos somos, mayor es el riesgo: dos tercios de estos cánceres ocurren realmente después de los 50 años.

Luego está el historial familiar: el cáncer de mama en un pariente de primer grado, madre o hermana, aumenta el riesgo quince veces. Aunque los cánceres hereditarios son raros: solo el 5% de las mujeres que padecen cáncer de mama tienen una predisposición genética que transmiten a sus hijas.

La impregnación hormonal también juega un papel. Básicamente, cuanto más fuerte y prolongado sea, mayor será el riesgo. En otras palabras, la ausencia de embarazo, la pubertad temprana o la menopausia tardía son circunstancias que favorecen el cáncer de mama.

Otros posibles factores de riesgo son los siguientes:

  • Dieta alta en grasas animales y baja en fibra
  • Obesidad: aumenta los niveles de estrógeno y por lo tanto el riesgo de cáncer de mama.

Por el contrario, algunos factores que limitan el riesgo de cáncer de mama se presentan a veces como una vida activa, la lactancia o una dieta equilibrada.

Detección temprana: síntomas a tener en cuenta

La mayoría de los tumores cancerígenos son detectados por las propias mujeres. Por lo tanto, es importante que seas consciente de los cambios naturales en tus senos durante tu ciclo menstrual. Presta atención a tus pechos cuando te cambies de ropa o te bañes… Ten cuidado de no caer en un estado perpetuo de ansiedad, no tienes que vigilar tus pechos todos los días. Sin embargo, palpa tus senos con regularidad, y si te sientes ansiosa por un cambio en tus senos, consulta a tu médico sin demora.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la aparición de bultos en el seno. En la mayoría de los casos, estos bultos son benignos y no constituyen un tumor, sino un quiste fibroso o un adenoma. Sin embargo, como medida de precaución, ponte en contacto con tu médico tan pronto como estas anomalías aparezcan.

 

Otros signos a los que hay que estar atentos son:

  • Cambio en el tamaño y la forma de los senos
  • Aspecto de piel de naranja
  • Anomalías de la piel, como hoyuelos, arrugas en la superficie de la piel
  • El pezón se invierte
  • Una pequeña bola, un nódulo, palpable desde una pulgada de distancia, que no estaba allí antes
  • Un bulto o hinchazón bajo la axila
  • Una secreción del pezón o enrojecimiento del pezón; estos dos últimos casos son muy raros.

El dolor en sí mismo no es un síntoma de cáncer de mama. De hecho, muchas mujeres experimentan dolor en sus pechos cuando se acercan sus períodos.

Es muy raro que en algunos de estos casos sea cáncer, pero si lo es, cuanto antes se trate, más eficaz será el tratamiento.

Detección del cáncer de mama mediante un examen médico de rutina

Por último, si tienes uno o más de estos factores de riesgo, piensa en la posibilidad de cáncer y acuda a las pruebas de detección sugeridas por tu médico.

Las mamografías pueden detectar el cáncer de mama

Se invita a las mujeres de 50 a 74 años de edad a hacerse una mamografía cada dos años, y cada año para las que corren un alto riesgo. Una mamografía es una radiografía de los senos. Durante el examen, el seno se comprime ligeramente entre dos placas de metal. Este examen dura solo unos minutos y es indoloro.